Siendo conscientes de que no existe un acuerdo entre los investigadores y especialistas a la hora de elaborar una clasificación de este tipo de trastornos, podemos definir como Trastornos del Lenguaje aquellas dificultades que afectan a la recepción, comprensión y elaboración del discurso comunicativo de acuerdo a las reglas de la comunidad Lingüística a la que se pertenece. La Asociación Americana de habla-lenguaje-audición (ASHA), define los trastornos del lenguaje como un trastorno en la adquisición, comprensión o expresión normal del lenguaje hablado o escrito. El trastorno puede implicar a todos o algunos de los componentes del sistema lingüístico: fonológico, morfológico, semántico, sintáctico o pragmático.

Dado que no existen programas específicos para cada uno de los Trastornos del Lenguaje oral y/o escrito, a continuación presentamos algunas de las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación) que nos ayudan en la intervención de estos trastornos.

1. Nivel comprensivo del lenguaje

Si el trastorno afecta a la comprensión del lenguaje, la intervención se centrará sobre todo en rehabilitar los niveles semántico y morfosintáctico del lenguaje.

1.1. Semántica

En primer lugar, vamos a revisar el software existente para trabajar tanto el léxico como su significado. Por lo tanto, os centraremos en aquellos programas que posibiliten la presentación de un significante (expresión oral o escrita) y un significado (gráfico o imagen).

Existen múltiples programas o recursos tecnológicos que nos permiten:

  • Relacionar significante con significado
  • Ampliar el vocabulario o léxico a partir de campos semánticos
  • Establecer relaciones causa/efecto
  • Relacionar significantes con significados equivalentes (sinónimos)
  • Relacionar significantes con significados opuestos (antónimos)

Entre ellos, tenemos los siguientes programas:

1.2. Morfosintaxis

A continuación, revisamos aquellos programas que tienen por objetivo ejercitar la construcción de frases correctas, teniendo en cuenta: la concordancia género-número, la estructura de la oración, los elementos de la oración, la coherencia y el sentido de la oración como elemento comunicativo. Las actividades a realizar dependerán de si el paciente sabe leer o no.

1.3. Pragmática

La pragmática hace referencia al modo en que el contexto incide en la interpretación o significado que damos al lenguaje. En el proceso de dotar de significado a un mensaje oral influyen diversas variables de contexto: situación, gestos, relación interpersonal entre los hablantes, etc. Por lo tanto, la pragmática se centra en los elementos extralingüísticos de la comunicación.

Algunas de las actividades a realizar podrían ser:

  • Correspondencia o falta de correspondencia entre el contexto representado mediante una imagen y el mensaje oral
  • Uso de frases que varían su significado en función del contexto
  • Relación o falta de relación entre un mensaje y las expresiones faciales del hablante
  • Completar un mensaje (bocadillo) de un personaje a partir de una secuencia anterior

Existen muy pocos programas informáticos que tengan por objeto la intervención de la pragmática. Como ejemplo podemos reseñar los siguientes recursos tecnológicos:

  • Algo para hablar de Apanda (Asociación de Padres de Niños con Deficiencias Auditivas, de Cartagena – Murcia)
  • Cuéntamedentro del proyecto COMUNICA

2. Nivel expresivo del lenguaje

Por último, si el trastorno afecta al nivel expresivo del lenguaje, la intervención se encaminará principalmente a rehabilitar el nivel fonológico y pragmático del lenguaje. Resultarían de especial interés actividades que nos permitan:

  • Mostrar palabras que deberán ser emitidas por el paciente. Es importante tener además la posibilidad de grabar las producciones sonoras de los pacientes
  • Completar frases, incorporando la palabra que falta. Al igual que en el caso anterior sería de interés grabar las emisiones del paciente
  • Presentar un feedback o retroalimentación visual ante la emisión de sonido por parte del paciente

Algunos de los recursos tecnológicos que nos podrían servir para atender estos objetivos:

Actualmente no existen programas informáticos específicos para la intervención de un determinado trastorno, sino que, la mayoría de los programas presentan actividades para la intervención dirigida a uno o más de los componentes del lenguaje. De modo que, la decisión sobre la mayor o menor adecuación del uso de un determinado recurso tecnológico en el proceso de intervención deberá realizarse por parte del logopeda de forma individualizada, atendiendo a las características de cada uno de los procesos de intervención, las características del sujeto y las aportaciones que el programa informático puede ofrecer en ese caso concreto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías
Archivos
septiembre 2017
L M X J V S D
« Feb    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

Centro Autorizado. Salud Madrid